“Lo que importa es lo que queda”

"Lo que importa es lo que queda"



– Yo los veo tratando de introducir racionalidad en el debate, resistiéndose a que quede reducido a una pelea personal entre Kirchner y la viuda de Noble o Magneto.

– Nosotros elegimos ese camino hace mucho tiempo, no solamente en este debate. En algunos casos hemos acompañado proyectos oficiales, en otros nos enfrentamos, pero no estamos en una oposición destructiva. Tratamos de construir en Argentina una nueva cultura de oposición que busque caminos para generar políticas de estado. Esto lo podemos hacer por conviccción, pero también porque tenemos independencia de criterio. A mí no hay ningún funcionario oficial que me pueda decir lo que tengo que hacer, pero tampoco nigún grupo económico que me lo pueda decir. Y este debería ser el papel que tiene que jugar toda la política, porque el día de mañana, estos dirigentes que le piden permiso a un medio para ver hasta dónde pueden decir, si llegaran a gobernar, no tendrían chances de tener políticas independientes. Yo veo a algunos radicales, por ejemplo, oponerse a esta ley y recuerdo el rol de algunos medios para desgastar a Arturo Illia cuando empezó a tomar medidas con relación al petróleo y a los medicamentos. Honrando esa historia, deberían tener otra actitud. Pero quiero decirte también que yo no he tomado posición favorable a este proyecto porque viene del gobierno. Este es un proyecto que viene de la comunidad democrática, de la sociedad civil, de organizaciones derechos humanos, de carreras universitarias de periodismo, de radios comuitarias, de un sector social muy vasto y diverso. Yo lo respaldo por eso y no por provenir del gobierno, que dudo mucho de cuánto lo hace por honestidad y cuánto hay de necesidad política.

– Porque más allá de las intenciones subjetivas del gobierno, lo que importa es el contenido de la ley, ¿no?

– Lo que importa es lo que queda. No van a conseguir que yo corra a esta ley por izquierda y que sea la Sociedad Rural la que festeje mi voto. Yo no me paro desde ahí. Sé que el gobierno está muy desgastado pero a mí me interesa qué ley le dejo a esta sociedad, pensando a largo plazo.

– Supongo que a todo proyecto de ley siempre se le pueden plantear objeciones, pero el asunto es si uno quiere que la ley se debata y se promulgue o si solamente está buscando un pretexto para que no salga, y quedar levantando una propuesta maximalista que no se va a realizar.

– Pero que eso lo haga la derecha se entiende, está en las antípodas de lo que yo pienso, pero se entiende. Lo que no podemos es hacerlo nosotros. Lo que tenemos que lograr es descontaminarnos de la coyuntura política. Tengo que tratar de dejar una buena autoridad de aplicación que no dependa del poder político, aún sabiendo que el estado y el poder ejecutivo tienen que jugar un rol. Pero para lograr eso no me puedo basar en la locura o la inoportunidad de haber mandado una inspección de la AFIP a Clarín. Yo no puedo pensar la ley en esos términos. Lo que tengo que hacer es que quede una autoridad de aplicación con una fuerte presencia del ejecutivo, lógicamente, pero que también haya presencia de la oposicón política, y sobre todo de la comunidad, de los académicos, los profesionales de distintos lugares del país. Por eso estamos pidiendo la incorporación de un par de miembros del consejo consultivo federal, porque eso abre desde lo político y desde la sociedad. Yo lo que tengo que garantizar es el derecho de los ciudadanos de tener diversidad de mensajes. Desde esa perspectiva es que nosotros intervenimos en este debate proponiendo algunas mejoras al proyecto. Lo que no hay que hacer es quedarse con los clisés, con el slogan de que se termina un monopolio para caer en otro, o que es una ley mordaza o de control de medios. Porque según esta ley, aunque no la mejoráramos -y yo creo que la vamos a mejorar- hay una autoridad de aplicación, hay un consejo federal que prepara los pliegos para los concursos públicos y propone los jurados, hay un defensor del público y hay una comisión bicameral integrada también por la oposición. Después está ese planteo que se trató de imponer de que cada dos años se iban a revisar las licencias, pero eso es una mentira brutal. Lo que el artículo dice es que cada dos años hay que ver si ha habido innovaciones tecnológicas que permitan ampliar el espectro, pero sin tocar los derechos adquiridos de quienes ya tengan las licencias adjudicadas, esto lo dice expresamente. Se puede opinar mejor o peor, lo que no se puede es mentir burdamente como hacen algunos medios y políticos que dicen lo que esos medios quieren oir.

– Además, los que se oponen a la nueva ley alegando que le da poderes discrecionales al ejecutivo, están habilitando a que siga en vigencia la ley que impuso la dictadura, que sí le da al poder ejecutivo facultades para actuar discrecionalmente, a través del interventor del Comfer.

– Claro. Yo veo en algunos programas de TN el famoso zócalo “Ley K de Control de Medios”. El otro día le estaban haciendo una nota a Claudio Morgado y él ironizaba diciendo: “estos artículos de la ley están copiados del estado chavista de EEUU”. E inmediatamente apareció el zócalo diciendo: “la ley está copiada del estado chavista” (risas). El medio puede hacer eso aunque esté falseando la declaración, pero la ley tendría que posibilitar otros mecanismos para darle a la gente una pluralidad de voces, para que la gente tenga la oportunidad de elegir. El problema es que TN pone ese título porque se le van a reducir las licencias a mucho menos de la mitad de las que tiene y eso es dinero. Y porque se le acaba de romper el negocio del fútbol, que facturaba 9.000 millones de pesos al año. Así que pueden poner ese zócalo, pero que la gente pueda saber cuántos ceros hay en los cheques, detrás de cada título y de cada zócalo.

– Además está bien que las intervenciones de Morgado o tuyas, precisamente en estos medios, logren señalar la incongruencia entre lo que dice el zócalo y la declaración que están tergiversando. Porque el principal perjuicio Clarín no se lo está haciendo al gobierno: al tergiversar tan groseramente la información, el primer perjudicado es el usuario de Clarín y de TN, están subestimando a sus espectadores y lectores, intentando engañarlo de una manera miserable.

– Yo coincido con vos, pero el problema es que lo mirás desde la lógica de que la comunicación es un derecho, y para ellos la comunicación es un negocio. Es eso lo que se está discutiendo.

– Una última pregunta: el bloque de ustedes propuso hace varios años una ley de arrendamiento rural. Y durante las últimas semanas se habló de que podría volver a ponerse en el tapete, que se volvería a debatir sobre la base de aquel proyecto presentado por ustedes. ¿Es así?

– Sí, es un proyecto que tiene como base lo que había presentado en su momento la Federación Agraria, hace varios años. Al no tratarse, perdió estado parlamentario y hay que volverlo a presentar. Ahora el problema que tenemos es que la Federación Agraria los otros días dijo: “bueno… es para distraer, lo importante son las retenciones…”. Lo que pasa es que hay un cambio sociológico y político tan grande de la Federación Agraria, que a mí me apena. Porque los conozco desde hace varios años, de la militancia social, por las causas de los más humildes, y a mí no me termina de cerrar el verlos siempre festejando junto a Biolcatti, a Llambías, a toda esta gente de la Sociedad Rural. Es increíble cómo han cambiado de eje de referencia estos dirigentes de la Federación Agraria, que priorizan su alianza con la Mesa de Enlace antes que la posibilidad de tener una ley de arrendamientos. O tal vez haya otro elemento a tener en cuenta: que lo que ha cambiado es la composición sociológica de la Federación Agraria y tal vez hoy haya muchos más arrendadores que arrendatarios en esa Federación, y quizá no les convenga esa ley de arrendamiento. Porque esa ley regula a favor del arrendatario y puede ser que hoy la Federación Agraria tenga muchos más propietarios que gente que alquila el campo.

– En todo caso el problema es que toda una masa de pequeños productores y trabajadores rurales queda sin ninguna representación, porque la federación que los representaba ahora está más cerca de otros intereses.

– Por eso la importancia de tantos grupos, de los movimientos de agricultura familiar, de los movimientos campesinos de base, que ya no se sienten representados por ninguna de las cuatro entidades de la mesa de enlace que, para vincularlo con el tema anterior, son las entidades más favorecidas por los medios.

Entrevista realizada por La otra.-radio, antes de la media sanción de Ley, al diputado Carlos Raimundi de Solidaridad e Igualdad

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s