Cosmetica del enemigo

 

 

(…)¿Por qué cree que la he tomado con sus oídos ?, no solo porque es legal, sobre todo porque es el sentido que menos defensa ofrece. El ojo tiene párpados, contra un olor, basta taparse la nariz, gesto que no tiene nada de doloroso, ni siquiera durante mucho tiempo. Contra el gusto existe ayuno y la abstinencia, que nunca han estado prohibidos. Contra el tacto esta la ley: si alguien te toca contra tu voluntad, puedes acudir a la policía. La persona humana solo presenta un punto débil: el oído. (…)

 

(…)el ser humano es una ciudadela y que los sentidos son las puertas. El oído es la entrada más desprotegida: eso explica su derrota(…)

 

Cosmética del enemigo (Amelie Nothomb)
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s