Aldo Moro y un 9 de mayo del 78

Leyendo hace unas horas una publicación que hace referencia al tema del uso de la  tortura en Estado Unidos y  la complicidad de psicólogos  dentro de  la CIA recordé, como me suele pasar, el caso de Aldo Moro.

Decidí a volver a leer sobre su  vida para refrescar la memoria y  revisar que cosas decía la Web sobre esta historia.

La casualidad es que revisando y leyendo textos caí en la cuenta que hoy  se conmemora un aniversario más de su asesinato. Busque en algunos  diarios argentinos  de hoy y no he encontrado ninguna referencia, así que aquí va un intento de contar la historia, de la cual primero voy a intentar situar de manera simple  su contexto y después recién poner en relevancia la relación con el terrorismo de estado.

Aldo Moro  fue un líder de la Democracia Italiana Cristiana(DC) secuestrado, mantenido en cautiverio y asesinado por Las Brigadas Rojas(un grupo terrorista de extrema izquierda).

Moro en aquella época se había comprometido a intentar establecer una relación de  su partido con el PCI (Partido Comunista Italiano) y estaba dispuesto a aceptar el llamado “Compromiso Histórico” (Compromesso Storico), que delineaba un gobierno basado en la solidaridad nacional entre el PCI  y los demócratas italianos.

Él era, por entonces, uno de los interlocutores más exitosos entre ambos partidos, motivando una comunicación abierta y honesta. Su secuestro se produjo el 16 de marzo de 1978, en Vía Fani (Roma), donde fueron abatidos  sus cinco escoltas. En dicha ocasión se dirigía al Parlamento para asistir al triunfo de su acción política: La DC superaría una moción de confianza con el apoyo, por primera vez, del Partido Comunista Italiano, algo que no gustaba en muchos ambientes nacionales e internacionales.

Luego del secuestro los terroristas pidieron,  a través de comunicados,  la liberación  de compañeros presos a cambio de la libertad del  líder capturado. A Moro en su cautiverio se le permitió enviar cartas a diferentes entes en las cuales se proclamaba favorable a que  negocien esta petición, pero el gobierno se negó a aceptar el pedido e inicio su propia búsqueda. Muchos avalaron en ese entonces la teoría de que la manifestación de Aldo a favor del intercambio estaba manipulada por su estado y sus captores y se negaron a negociar con terroristas.

Se debe decir también que el Papa sostenía una estrecha amistad con Aldo Moro y rogaba encarecidamente a Las Brigadas Rojas que lo dejen en libertad,estos hicieron odios sordos a esa voz y a muchas otras.

Los comunicados fueron dejando en claro en fatal desenlace:

EL 18 de Marzo en el comunicado Nº 1 las Las Brigadas Rojas enviaron una foto del líder con la especificación que comenzaba su “proceso”

El 15 de Abril a través del comunicado Nº7 anunciaban el fin del “Proceso Popular” y que se  había resuelto la condena a muerte del implicado

El 24 de abril  realizan a través del mismo medio una petición formal de intercambio del líder por  la liberación de 13 brigadistas detenidos, entre ellos, Renato Curcio, el jefe del grupo terrorista. “El intercambio es la única salida”, escribió dos días después Moro, en una carta en la que exhortaba a su partido a la negociación y lamentaba su “intransigencia”.

El 5 de mayo, el jefe del gobierno, Giulio Andreotti, reiteró su negativa a negociar. Una hora más tarde, apareció el comunicado Nº 9, el último: “Vamos a terminar la batalla comenzada el 16 de marzo, llevando a cabo la sentencia a la que Aldo Moro ha sido condenado”.

El 9 de mayo Aldo Moro es asesinado acribillado por balas de una metralleta, según contaron participes del mismo. Su cadáver fue hallado ese mismo día en el baúl de un Renault 4 Rojo en el centro de Roma. EL lugar también era simbólico, se encontraba en un punto medio, a la misma distancia entre las sedes del PCI y y la DC

Hasta el día de hoy  la información sobre el caso sigue siendo difusa y con halos de misterio. Mario Moretti, uno de los jefe históricos de las BR, se ha adjudicado el secuestro y asesinato de Aldo Moro. Los defensores de esta postura como única dicen que el  accionar del grupo terrorista estaba basada en la idea de cortar el fuerte nexo entre el PCI y la Democracia Cristina, ya que Las Brigadas Rojas no  aceptaban el ablandamiento de la posición del PCI. En el  comunicado Nº1 las BR ponen en manifiesto su “justificación”:

(…)Jueves 16 de Marzo, un núcleo armado de la Brigadas Rojas ha capturado y recluido en una cárcel del pueblo a ALDO MORO, presidente de la Democracia Cristiana. Su escolta armada compuesta de cinco agentes de los cuerpos especiales ha sido aniquilada….(Moro)ha sido el jerarca más poderoso, el “teórico” y el “estratega” indiscutible de este régimen democristiano que desde hace treinta años oprime al pueblo italiano….Moro es el padrino político y el ejecutor mas fiel de las directivas impuestas por las centrales imperialistas…Está claro que con la captura de ALDO MORO, y el proceso al cual será sometido ante el Tribunal del Pueblo, no intentamos “cerrar” la partida, ni aun menos destruir un símbolo. sino desarrollar una voz de mando con la cual todo el Movimiento de Resistencia Proletario se está uniendo para convertirse en mas fuerte, más maduro, más incisivo y organizado… Llevar el ataque al estado imperialista de las multinacionales. Desarticular las estructuras, los proyectos de la burguesía imperialista atacando a los personajes político-económico-militares que son su expresión…(…)

Pero otras teorías afirman que detrás de la ejecución de Moro se encontraban también intereses del gobierno de Estados Unidos, la OTAN y  la  Gladio italiana.  Gladio fue un ejército secreto anticomunista, creado en el seno de la OTAN,  cuyas actividades eran, en  su mayoría, atentados contra grupos ideológicos de las líneas marxista, anarquistas o nacionalistas. Las evidencias que sostienen estas teorías en muchos casos parecen claras y demuestran que el objetivo por parte de Estados Unidos y la OTAN fue desestabilizar al PCI, a cuyo crecimiento Aldo ayudaba desde su aceptación al “Compromiso Histórico”, hay que tener en cuenta que en aquellas épocas  soplaban vientos de izquierda y los imperios veían con terror el surgimiento de estas fuerzas.

“Los dirigentes de la banda terrorista parecían disponibles a cambiar la vida y la libertad de Moro por algunos BR presos. Pero al final nada se hizo y Moro fue sacrificado en varios altares al servicio de oscuros intereses. Los criminales de las BR creían ser la vanguardia de la lucha antiimperialista. En realidad, trabajaban para hacer felices a los poderes ocultos que creían contrastar. Y martirizaron con una gran crueldad a un hombre bueno e indefenso”(Clarín)

Dilemas

Hasta ahora todos estos son datos para situar el contexto  y ,si no se conoce la historia, no se ve claro la relación que tiene sobre el uso de torturas. Aquí empieza esa explicación:

Cuando Aldo Moro estaba secuestrado se hallaba preso un jefe de las Brigadas Rojas, de quien se creía que sabía la ubicación donde tenían cautivo al líder. El estado italiano se vio presente ante un dilema: Obtener la información a cualquier precio o resignarse a  los muy fatales y probables  acontecimientos posteriores.

Cuando al jefe de policía, general Carlo Alberto Dalla Chiesa, recibió la sugerencia de torturar a detenidos para llegar a Moro respondió: “Italia puede permitirse perder a Aldo Moro, pero no puede permitirse implantar la tortura”. Moro fue asesinado, pero Italia conservo en aquel tiempo un gobierno democrático y no cedió a a implementar los métodos atroces para obtener “la verdad” que se implementaron con consecuencias fatales en nuestro País.

El caso de Aldo Moro entonces presenta dos dilemas interesantes para reflexionar:

El primero seria si el estado debe negociar con terroristas, o sea en este caso si debió entregar a los prisioneros a cambio de la liberación del líder del DC. Este dilema es el más abierto a mi entender y que deja mucho para discernir, pero  a buenas y ligeras la respuesta seria que en casos extremos dicho intercambio estaría tolerado ya que se estaría salvando inmediatamente una vida y eso debe ser primordial.

El segundo dilema  es, esta claro, el uso de torturas para salvar vidas. Aquí yace un tema que a mi no me permite ambigüedades y al que me niego repetida y rotundamente. Creo que al  permitirse la tortura se esta autorizando otro crimen, se desciende directamente al infierno del alma humana, ya que si autorizamos aplicar tormentos con el fin de obtener una “verdad” entramos   en una espiral sin retorno y en la cual el torturador deja de ser un ser humano y pasa  a ser una bestia

Veamos algo publicado, años atras, en Pagina 12 sobre el caso Moro y el Genocida argentino Bignone reflexionando desde la vereda opuesta:

Bignone y Moro

Respecto de los interrogatorios con torturas, Bignone contó una reunión que mantuvo en 1977 con tres obispos de la Iglesia Católica. Se trató de “un almuerzo para hablar de estos temas”. El 7 de mayo de ese año, el Episcopado firmó una carta pastoral en la que expresó “serias inquietudes” por las desapariciones y secuestros, las detenciones sin proceso y las torturas, que atribuyó en forma bizantina a que “el gobierno no ha logrado aún el uso exclusivo de la fuerza”. Bignone no identificó quiénes fueron sus interlocutores eclesiásticos, pero contó el diálogo que dijo haber sostenido con ellos. El militar les formuló un dilema hipotético:

–Como representante del Estado argentino, sea juez o general, tengo en mi poder al señor Juan Pérez. Es un subversivo que sabe dónde está una señorita que sé que está raptada por la subversión y de la que yo soy responsable, porque tengo la obligación de protegerla. ¿Hasta dónde llega mi potestad como Estado para que aquel señor me diga dónde está esta señorita, de modo que yo la pueda salvar?

–Su pregunta es muy difícil, general –dijeron al unísono los tres obispos, según Bignone. Pero luego, “el más viejo, que ya murió, dijo que ensayaría una respuesta:

–Creo que su potestad llega hasta cuando ese hombre hable con dominio de su mente”.

Para Bignone ello implica que los obispos “estaban de acuerdo con buscar la manera de que [el detenido o secuestrado] me diga dónde está la persona que necesito salvar”. A su juicio la disyuntiva correspondía a un “casotípico”, que ejemplificó así ante la cámara: “Aldo Moro estaba preso y al mismo tiempo estaba preso el jefe de las Brigadas Rojas. ¿Usted cree que no sabía dónde estaba Moro? ¿Qué era más importante, los derechos humanos de ese sinvergüenza o los derechos humanos de Aldo Moro?”.

Ya sabemos de que lado quedo Bignone

Para finalizar les dejo algo extraido de La Nación 
"En un departamento de Milán, fueron halladas cartas inéditas de Moro. Los manuscritos conmovieron a Italia y causaron revuelo en la DC. Sobre todo, por una frase dirigida a sus compañeros Andreotti y Cossiga, en la que Moro, desde su calvario, incriminó: "Podrían haber hecho algo más"."(La Nación)

Hanno ucciso Aldo Moro

Hanno ucciso Aldo Moro

Fuentes y links interesantes:

Bignone y Moro

Moro, La Gladio y la OTAN

Liberación frustrada

Info en La Nación recordando Veinte Años de su muerte y las dudas y misterios del caso

 

Moro y las Brigadas Rojas

Info

Info sobre Gladio

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s