El respeto de las ideas, según Dolina

Barton lee el mensaje de una oyente:

B – “Tal vez te parezca una tontería mi planteo, pero ¿por qué será tan difícil respetar las ideas u opiniones de los otros?”

D – Bueno, porque a veces no son respetables… Por eso es tan difícil… Pero no es una cuestión de respeto, tampoco. No es que fingiendo respeto por el otro por más loco que estuviere, por ejemplo, vayamos a arreglar nada. Yo creo que hay ideas que no son respetables. Todos dicen “sí, yo respeto a Fulano”. Bueno, yo puedo decir que no. Lo que uno puede hacer, por respeto a uno mismo, a este programa o a personas que podrían sentirse dolidas, es tratar de no hablar de lo que detesta. Pero yo no puedo decir “sí, yo lo respeto a Ud. señor, porque ud. tiene derecho a creer que después de todo las dictaduras son necesarias”. Eso no es respetable, ni yo respeto eso.

B – Igual, ya si tiene que andar aclarando “yo lo respeto”, ya es sospechoso…

D – Claro, ¿qué es el respeto, al fin y al cabo? ¿Qué clase de tolerancia urbi et orbi es? No es tan así, hay cosas que no son respetables. Y a un tipo que está equivocado evidentemente, que es un delincuente en forma evidente, no es necesario que lo respetemos. “Yo lo respeto a ud. como asesino, respéteme ud. a mí como premio nobel de física”. Bueno, no es así, no es así la cosa. Ahora, ¿quién establece esto? Veremos, veremos. Pero no es tan fácil decir “si todos nos respetáramos, etcétera”. Si todos nos respetáramos estaríamos locos.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s