Nacho Vegas: Gijón, 9 de diciembre de 1974(Parte II:Canciones)

Algunas Canciones:

Las Manos dentro del agua

Sé que he sido un cobarde, sé que lo soy aun en la canción, pero ya es tarde y no logro encontrar una manera mejor de explicarme.

Tú creías ser la más fuerte,creías ser la dueña del mar,pero al rodar por la arena ahora ves que el mar no es tuyo y maldices tu suerte.

Con tu esmeralda y tus rosas y tu melena color de miel haciendo trucos de virgen de por aquí. Jamás creí en esa clase de cosas.

Y aunque no supe quererte en días como hoy a veces pienso en ti.No creas que cometiste un error,como ya dije, no eras tan fuerte.

Y dime qué ves cuando ves tu reflejo dentro del agua.
Las manos dentro del agua son garras que parecen temblar.

Yo te limpié, yo te di de comer,yo descubrí esa línea en tu espalda.

Las Inmensas Preguntas

(…)Cuando me quiero explicar las palabras
se esconden en no sé qué sitio
y entonceste te escucho igual que el que escucha de lejos el tráfico
de su ciudad
y me pierdo en inmensas preguntas
que lucen con esplendor y absurdidad
ya viví, sufrí y amé
y todo ¿para qué?

(…)

Cuando me quiero explicar
mis demonios se ponen groseros, me insultan
y entonces me entran las dudas
y le echo la culpa a mi género
y a correr
Y si surgen preguntas pues dejo q surjan
en su esplendor y estupidez
viví, sufrí y amé ¿vale?
¿y ahora qué?

(…)

Molinos y gigantes

Y toca San Pedro campanas frente al mar
A la hora de la verdad
Y todas las cosas que alcanzo a ver
Me sobrevivirán

Solía vivir con un pájaro
Era asustadizo y cantaba mal
Cuando estábamos solos
Nos tratábamos de igual a igual

Unos dicen que fue una corriente
Otros hablan de una insolación
Todos opinan pero sólo yo lo sé
De vergüenza murió

Creí ver molinos en el horizonte
Y allí me di de bruces con gigantes

Y nada fue tan real
Nada fue tan real
Y traté de asomarme a un abismo
Y hermano,el abismo estaba allí
Óyeme, este camino
Ha de tocar a su fin

Pero antes quiero olvidar ciertas cosas
Después de todo aún sigo aquí
Conozco algunas personas
Sé que tendrán algo para mí

Mark Spitz

Anochezco y vuelvo a descansar
en una nube gris
fumando sobre plata
el terror que da vivir.

Y todo me parece bien
en esta habitación.
Por hoy me dejaré de oír:
-Ay de lo que en mí llamo yo-.

Saboreo la humedad
que se pudre en las paredes
y pido asilo en medio
de la humanidad.
Pero no, no lo pido por favor
sino por piedad.

El cielo rompió en lágrimas.

Se acomodó el terror.
Sobrevino una negrura tal
como si muriera el sol.

Los hombres sabios buscan ya
algún rayo de luz.
Dicen que están ocultos
al lado de la Santa Cruz.

Saboreo la humedad
que se pudre en las paredes
y pido auxilio a toda
la mediocridad.
Pero no, no os lo pido por favor,
no, nunca por favor
sino por piedad.

Quise ahogar mis penas
pero ellas nadaban en alcohol
como Mark Spitz.
Hoy la luna llena
ha decidido escupirle al sol
y yo no saco en claro más
que un trozo de canción.

Anochezco y vuelvo a descansar
sobre una nube azul y gris.
Me fumo, plata a plata,
la jodienda de vivir.

El Salitre

Dicen que amainó la tormenta; trataremos de dormir.
En nuestros pies, yodo y vendas recuerdan el camino.
Y tú quieres saber si al despertar, calaos hasta los huesos,
algo habrá podido cambiar, y yo no quiero mentir.
Llegando aquí, ¿qué más nos puede pasar?

Podemos ir y preguntarle a la mar para que nos responda con rugidos,
para que nos diga la verdad.
Y dime, si ha salido el sol y no es para los dos,entonces ¿para quién?
O si hoy no sopla el viento por los dos, entonces¿por quién?

¿Cómo puedo yo quererte bien si soy mi propio enemigo?
Y¿cómo recomenzar cuando hay tanto ayer aquí, en mí?
Y ahora di, ¿qué más nos puede pasar?
Podemos ir y preguntarle a la mar para que nos responda con rugidos,
para que nos diga la verdad.
Y te podrán decir que en el amor ha de haber un vencido, que en el amor ha de haber un vencedor.
Pero óyeme, yo estuve allí y sé que no hay más que supervivientes.
Deja que hablen, que yo prefiero oír las cosas de la mar.
Llegando aquí, ¿quémás nos puede pasar? Podemos ir y preguntarle a la mar.
Y ahora di,¿qué más nos puede pasar?
Podemos ir y preguntarle a la mar para que nos responda con rugidos y nos diga la verdad
y sobre todo para poder avanzar
bajo el mismo sol ardiente
con los juicios que aún nos quedan por perder,
con el salitre adherido a nuestra piel,
como Jonás en las entrañas del gran pez,
con algas y con piedras,
con toda el agua que tragamos al nadar,
con las mentiras sobre las que tuve la osadía de jurar.
Yo jugué a ser malo y di de bruces con el mal.
Jugué a ser malo y di de bruces con el mal.

Que me perdone el capitán Ahab, que me perdone.
Dicen que amainó la tormenta

Sitios Distintos

Si, tal vez me olvidé
De este amor como si fuera el de otros
Tal vez me olvidé de que allí estaba el mar
Y entonces el mar se echó sobre nosotros
Pero juro y perjuro que yo
Jamás pretendí hacerte daño
Y lo juro por esta canción
Y por todo lo que han hecho estas manos
Y hoy ya no sé si esperar
Que esto llegue a su fin
O es que no ha hecho más que comenzar aquí

Entiende que yo a este lugar
No pretendía llegar

Bien, otra noche más
Detrás de la carne y la medicina
Y recuerdo los dientes en los ojos de aquel
Y al otro más joven que fuma en la esquina
Y proclama muy alegre que lleva trallao
Desde los ocho años
No quieras enseñarle a joder
Con tu cantinela
Yo cogí lo que había ido a buscar
Hasta el puro final
Y después sólo pensaba en huir

Entiende que yo a este lugar
No pretendía llegar

Y ahora siento que pierdo el control
Sobre todo lo que creía mío
Pero desde el momento en que te pude tener
Ya solía sentir que te había perdido
Y ahora todo amenaza con volverse real
Yo sé que los dos sentimos lo mismo
Sólo estamos en sitios distintos
Sólo estamos en sitios distintos
Y no, ni en cien vidas más
Lograría entender
Uno solo de estos últimos días

No, yo a este lugar
No pretendía llegar.

Canción de palacio #7

Con todas estas páginas he construido mi mansión en una zona alta de la ciudad, soleada y residencial.
Me llegó a ofrecer —y era una ganga- mano de obra infantil cierta gran multinacional.
Claro, yo la rechacé.
No saben la de cosas que se escuchan cuando tus paredes son todas de papel.
Anoche oí a dos tipos planear una guerra nuclear mientras me hacía un té.

Y a veces oigo a las ratas
que roen la pared.
Les doy papel de estraza
del que uso yo para sacar la tinta de la piel.

Y vivo así en mi palacio de papel.
Se está bien aquí, se está bien.
La mujer del tiempo anuncia un vendaval,
pero no me iré; resistiré.

Y se oyen voces que hablan de deshaucio y sé que quieren derribar mi humilde mansión.
Al parecer pretende abrir aquí una nueva boutique un tal Louis Vuitton.
Puede que lo hable con él…
O puede que me atrinchere aquí, y como cualquier animal ya sabré lo que hay que hacer.
O entienda que si no pierdo la fe es porque jamás llegué a tener una que perder.

Pero en veintiocho años,
vean que la reconstruí
con estas sucias manos
un millar de veces y sigo viviendo así,

como un rey en mi palacio de papel.
Se está bien aquí, se está bien.
La mujer del tiempo anuncia un huracán,
pero no me iré; resistiré.

Y si hay un fuego aprenderé a arder.
Y si empiezo a arder aprenderé a apagarme.

Y vivo así en mi palacio de papel…

(Tengo una razón y volveré a ACTUAR.)
(No hay IMPUNIDAD pero voy a actuar.)


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nacho Vegas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s