¿Quién, conscientemente, se arroja al agua o va al encuentro del cuchillo?

-Escucha, Parfión, si tanto la quieres, ¿por qué no procuras merecer su estimación? Y si lo procuras, ¿es que no confías en conseguirlo? Antes he dicho que para mí constituye un enigma la cuestión por qué se va a casar contigo. Pero, aunque no puedo resolverlo, para mí es indudable que aquí debe existir por fuerza una causa suficiente, sensata. Está convencida de tu amor; pero seguramente está también convencida de que posees algunas buenas cualidades. ¡No puede ser de otro modo! Lo que acabas de decir lo confirma. Tú mismo dices que ha encontrado la posibilidad de hablar contigo de una manera completamente distinta a la que antes empleaba contigo. Eres suspicaz y celoso, por eso exageras cuanto observas de malo. Está claro, no piensa de ti tan mal como tú dices. Porque lo contrario significaría que al casarse contigo se arroja conscientemente al agua o va en busca del cuchillo. ¿Es esto posible? ¿Quién, conscientemente, se arroja al agua o va al encuentro del cuchillo?

Libro: El idiota

Autor:  Fiódor Dostoyevski

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s