Esforcémonos, pues, en pensar bien: éste es el el principio de la moral(por Blaise Pascal)

El hombre no es más que una caña, lo más débil  que existe en la naturaleza; pero es una caña que piensa. No es preciso que el universo entero se alce contra él para aplastarle: un vapor, una gota de agua bastan para matarle. Pero aunque el universo le aplastase, el hombre seguiría siendo más noble que aquello que lo mata, puesto que sabe que muere y conoce la superioridad que el universo tiene sobre él, mientras que el universo no sabe nada.

Toda nuestra dignidad radica, pues, en el pensamiento. Debemos apoyarnos en él, y no en el espacio y la duración, que no podríamos llenar. Esforcémonos, pues, en pensar bien: éste es el el principio de la moral.

Libro: Pensamientos

Autor: Blaise Pascal

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s