Fragmento de ‘Lo suficientemente loco, una biografía de Marcelo Bielsa’

“En la ANFP trabajan 15 pasantes, esos 15 tienen 85 anteriores que ya pasaron. ¿Cómo? Mandaron cartas, golpearon la puerta… Tenemos todo un procedimiento para confirmar quién llega por vocación, por el deseo de aprender. Hacemos lo imposible por aburrirlo, por que fracase en su intento. Pero todo aquél que ha querido perfeccionarse sigue. Hay un chico, al que le digo Felipe Curicó, que tiene 16 años; me cruzó y me dijo: ‘Quiero aprender de fútbol’. Le recomendé que viera 150 partidos, que los analizara armando infografías y me los mandará. Un día recibí un cuaderno con 150 partidos. Así es como sigue viniendo desde hace dos años; tuvimos que hablar con la mamá porque a veces se pierde el último colectivo rumbo a la casa y se queda. Vino todo el que quiso venir. Un día atendí a otro: ‘Soy jardinero y necesito trabajo’, se presentó: ‘mi mamá vendía droga en Arica y la descubrieron. Un policía me dijo que me hiciera cargo yo, que en 90 días saldría; me hice cargo y me dieron 6 años’. ‘Que injusticia’ pensé, y le prometí que le daríamos trabajo como fuera. Le pedí el documento, me contestó que no lo tenía, se fue y no lo vimos más”.

Rafael Bielsa parece, más que un hombre de la misma sangre, un admirador de Marcelo. En abril del ’98 escribió en el diario “Página 12”: “De chicos estábamos con la barra de la esquina, eramos los más jóvenes. Y le preguntaron a Marcelo si no le gustaría que de lunes a viernes fuera fin de semana, y sábado y domingo de lunes a viernes. Con el ceño de chimango tronador que todavía conserva, le contestó que ‘no, porque el trabajo sería un descanso’. Igual que el ceño, también conservará por siempre este concepto: el trabajo es superior al descanso, algo que nunca permitirá que alguien invada. Esa es su nota distintiva”.

Muy pocas personas lo conocen francamente. Qué mejor pues, que su hermano rubrique este capítulo: “Será un técnico establecido pero jamás aposentado. No puede quedarse quieto, siempre intentará ir más allá. De chico jugaba al fútbol más horas de las que dormía. Hoy trabaja más horas con el fútbol de las que vive”.

Libro: Lo suficientemente loco, una biografía de Marcelo Bielsa.

Autor: Ariel Senosiain

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s