Ellos saben (por Jack Kerouac)

-¿Es que no te das cuenta de lo que está pasando?  -gritaba ella, mirándome con
ojos desorbitados y sinceros, tratando de que, por una loca telepatía, creyera
que todo lo que decía era verdad. De pie, en la cocina del pequeño apartamento,
con los esqueléticos brazos levantados suplicando y tratando de explicarse, las
piernas rígidas, el rojo cabello encrespado, temblaba y se estremecía y se
llevaba las manos a la cabeza de vez en cuando.
-¡Todo eso es un disparate! -le grité, y  de pronto sentí lo que siempre siento cuando trato de explicar el Dharma a la gente, a Alvah, a mi madre, a mis parientes, a mis novias, a todo el mundo: nunca escuchan, siempre quieren que yo les escuche a ellos, porque ellos saben y yo no sé nada, sólo soy un inútil y un idiota que no entiende el auténtico significado y la gran importancia de este mundo tan real.

Libro: Los vagabundos del dharma

Autor: Jack Kerouac

images (1)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s