Pero entonces ya bailábamos (por Nacho Vegas)

Y qué si tenemos que gritar solos en medio del océano.

Gritemos y seamos multitud.

Una multitud que pueble este océano.

¿Recuerdas cuando sobrevino aquel desastre?

La gente se aterrorizó, pero una voz

empezó a entonar una canción

a la que se sumaron más voces

hasta que se abrió una grieta en un cielo plomizo

y así fue como entró la luz y supimos que vivíamos.

Y el desastre continuó.

Pero entonces ya bailábamos.

 

Libro: Reanudación de las hostilidades

Autor: Nacho Vegas

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s